ENSOÑACIONES II, por Víctor M. Alonso

Seagull by Nicholas Roerich

ENSOÑACIONES II por Víctor M. Alonso

Me abruman los cuartos cerrados que parecen la noche. Las ventanas clausuradas. El aire inexistente. El ambiente irrespirable. Las paredes desnudas, que llevan a cuestas la marca nostálgica de cuadros del pasado. Los muebles cubiertos por grandes paños blancos, siempre blancos, para poner el énfasis en la negritud de las estancias.

Me amilana esta noche y este cuarto. Observo, sentado en la única butaca del habitáculo, junto a la puerta cerrada, la negrura del aire. No sé porqué estoy aquí, como un penitente ateo, abatido por la solitud. Me ciegan tanto los recuerdos antiguos, que no hallo la razón de mi presencia y no consigo adaptar un argumento coherente a lo que sucede. ‘¿Cómo llegué hasta aquí? Desde luego es la casa, mi casa, donde mis padres me criaron, pero ¿qué sentido tiene ahora mi presencia?’ “Memoria a corto plazo” se llama, y su no existir es amnesia momentánea e inexplicable.

En el centro, como colgando de lo negro, flota un ave blanca, estática, parada, que da a la escena un aspecto incongruente. Todo es silencio, salvo por el leve murmullo de la marea, que suena lejana, rompiendo la orilla de la playa. Así es el mar; aun en las noches inánimes instaura su presencia.

Es obvio que el ave estática y silente está viva, pero allí permanece, detenida en mitad de la nada, de lo oscuro, dando carácter a este ámbito siniestramente petrificado. Yo diría que es una gaviota, aunque no puedo asegurarlo; tiene ojos y pico de gaviota y es blanca, como las sábanas que cubren el moblaje.

Es terrible estar aquí, en el extremo de este abismo, todo quieto, parado, sufriendo de inmenso pavor ante la presencia extraña de esta voladora paralítica que permanece atada por hilos invisibles a un equilibrio ornitológico desconocido.

Es terrible estar aquí en mitad del artificio, como un ermitaño que carga el peso tremendo de tanta muerte junta, en esta parcela infructuosa del tiempo, callando para siempre lo que no se recuerda, lo que explota aquí adentro, el juego de unas palabras sin equivalencias que presionan y asfixian pero se olvidan, y de cuyo rastro es imposible escapar porque no queda grabado en la memoria de los mortales, sino en el recuerdo salvaje y montuno de los sentidos.

Víctor M. Alonso – 03/02/2012

Advertisements

About Víctor Alonso

Jazz, Literatura, Poesía.... aire rítmico que toque el alma en cualquiera de sus formas... lienzo, papel, sonido...
This entry was posted in Ensoñaciones, Mis notas y artículos, Mis poemas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s