Sonidos en el Papel. ¿POR QUÉ, CARIÑO? (Fragmento) de Raymond Carver.

Raymond Carver (Imagen: guardian.co.uk)

Releo  “¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor? de Raymond Carver (editado por Anagrama) y llegué a un relato que lleva por título  “¿Por qué, cariño?”. Les recomiendo su lectura; en unas pocas páginas Carver se adentra en las profundidades del alma humana de manera magistral.

Pienso que en estos días, en que tenemos las elecciones del 20N a la vuelta de la esquina, con tantas promesas y promesas aireadas a bombo y platillo, el relato cobra un interés muy especial; creo que si lo leen entenderán mis razones.

Yo, que, como todo el mundo, hace tiempo tengo claro lo que voy a hacer (o, mejor dicho, lo que NO voy a hacer) el domingo 20/11 no pude resistir la tentación de compartir este fragmento con mis amigos.

Víctor M. Alonso

————————————————————————-

¿POR QUÉ, CARIÑO? (Fragmento) de Raymond Carver.

(…)

Jamás le he vuelto a ver. Oh, sí, claro que lo he visto en la televisión y en las fotos de los periódicos.

Me enteré de que se había enrolado en los marines y había vuelto a la universidad, al este, y que se casó con esa chica y que se metió en política. Empecé a ver su nombre en los periódicos. Averigüé dónde vivía y le escribí, le escribí una carta cada tantos meses, pero nunca me contestó. Se presentó a gobernador y resultó elegido. Y se hizo famoso. Entonces fue cuando empecé a preocuparme.

Me entraron todos esos miedos, me asusté, dejé de escribirle, naturalmente, y luego confié en que pensara que me había muerto. Me mudé aquí. Hice que me dieran un número de teléfono que no saliera en la guía. Y al final me he tenido que cambiar de nombre. Si uno es poderoso y quiere encontrar a alguien, acaba encontrándolo. No tiene que ser difícil.

Debería sentirme orgullosa, pero tengo miedo. La semana pasada vi un coche en la calle, y dentro había un hombre que yo sabía que me estaba mirando. Me metí en seguida en casa y cerré la puerta con llave. Hace unos días el teléfono se puso a sonar y a sonar. Yo estaba echada. Levanté el auricular, pero nadie dijo una palabra.

Soy vieja. Soy su madre. Debería sentirme la más orgullosa de las madres del país, pero lo único que siento es miedo.

Gracias por escribirme. Necesitaba que alguien supiera todo esto. Estoy muy avergonzada.

También quería preguntarle cómo ha conseguido mi nombre y dirección. He rezado mucho para que nadie se enterara. Pero usted lo ha averiguado. ¿Por qué lo ha hecho? Por favor, dígame por qué.

Le saluda atentamente, “

Advertisements

About Víctor Alonso

Jazz, Literatura, Poesía.... aire rítmico que toque el alma en cualquiera de sus formas... lienzo, papel, sonido...
This entry was posted in Literatura, Mis notas y artículos, Sonidos en el Papel. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s