Adiós hermano. Víctor M. Alonso

Adiós hermano.

19 de junio de 2.010

Víctor M. Alonso

Saramago ha muerto.
Resulta difícil escribir una palabra, un pensamiento, acerca de un hombre de semejante envergadura moral y literaria. La muerte siempre se me atraviesa en la garganta y me enmudece.

Ayer la noticia me tomó la delantera. “¿Sabes papá que Saramago ha muerto?”, me comunicó, inocentemente, el mayor de mis hijos. Yo, ignorante del óbito, le miré con expresión incrédula, pero sus ojos revelaron la veracidad de sus palabras.

Me da la impresión de que a todas las personas de bien, la muerte de Saramago, ha provocado, al margen de gustos o disgustos literarios, una sensación de tristeza, un agrio resabio, similar al que provoca la pérdida de un ser querido. Siempre que se nos va un buen ser humano ocurre…

Mi amiga Marisol me pidió que escribiera unas palabras. ¿Qué puede un humilde lector, aspirante a artesano de las palabras, escribir del genio que el planeta acaba de perder? Realmente muy poco. La obra de Saramago se ocupa de hablar por sí sola, y sus actos y compromiso en defensa de la independencia personal y las libertades también.

De todas las buenas palabras que aparecen en la prensa de hoy, me parecen especialmente recomendables las de Carlos Fuentes en el diario EL PAIS y las de Baltasar Garzón en PÚBLICO.

En mi pequeña biblioteca, allí, donde algunas de las obras de José reposan, hay un olor de tristeza que no sé cómo sosegar. Sus narradores, sus personajes andan cabizbajos, apenados, sabedores de su orfandad. Así de extrañas son las cosas que pasan cuando se nos va un ser querido, un hermano. Tertuliano Máximo Afonso, el protagonista de EL HOMBRE DUPLICADO ha vuelto a levantarse “… de la silla y del abatimiento en que había caído, se dirigió al dormitorio para cambiarse de ropa, pero allí mudó de idea, lo que está necesitando es una ducha de agua fría que lo sacuda y revitalice, que arrastre por el desagüe las nubes negras que le encapotan la cabeza …” ojalá lo consiga… lo consigamos: ayer el mundo no sólo perdió a uno de los mejores escritores de todos los tiempos, también perdió un hombre cuyo espacio vacío no será posible llenar. Adiós hermano; nos veremos allí, donde los espejos ya no reflejan la tristeza.

Advertisements

About Víctor Alonso

Jazz, Literatura, Poesía.... aire rítmico que toque el alma en cualquiera de sus formas... lienzo, papel, sonido...
This entry was posted in Artículos periodísticos, Literatura, Mis notas y artículos, Mis poemas, Noticias, Poesía. Bookmark the permalink.

2 Responses to Adiós hermano. Víctor M. Alonso

  1. Jose says:

    Personas como Saramago no mueren nunca.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s