Bols Gin LOS ÁNGELES DE AMSTERDAM (primera continuación, tercera parte), Víctor M. Alonso

Bols Gin

LOS ÁNGELES DE AMSTERDAM (primera continuación, tercera parte)

Cerveza rubia y Bols Gin. Un poema de Dylan Thomas. Charlie Parker suena de fondo, se sobrepone al bullicio de palabras intangibles.

Estoy perdido. Me siento insensible; analogía irónica de lo posible y no posible. Hace frío y la tristeza moja mis vestiduras. Me ofrecen fumar y acepto. Ahora aceptaría cualquier cosa, cualquier compañía. La soledad  me cubre de un maquillaje imprescindible que me impide llorar y que encubre un ansia perdida y deseada.

En el hotel he dejado mi sombra. Allí descansa en su honesta transparencia. Yo estoy en esta esquina solitaria.

Con los años el carácter se nos vuelve náufrago que busca una isla desesperadamente. Cualquier yermo trozo de arena nos vale y comemos a dentelladas lo áspero de la tierra.

El espeso humo se sostiene en el aire, como congelado. Me pierdo en los laberintos que forma un espejo en la otra pared, más allá de la imaginación y del recuerdo. Bebo el contraste de la cerveza y la ginebra; el calor y el frío me endulzan el talante y sonrío mientras una cuadrilla de ángeles fuman kif.

Cierro los ojos y duermo un sueño lejano. Me veo soñando mi sueño mientras un reflejo extraño hace que la escena se repita indefinidamente, infinitamente recurrente.

Víctor M. Alonso

En un lugar de Gran Canaria, 07 de diciembre de 2.009

Advertisements

About Víctor Alonso

Jazz, Literatura, Poesía.... aire rítmico que toque el alma en cualquiera de sus formas... lienzo, papel, sonido...
This entry was posted in Los Ángeles de Amsterdam, Mis notas y artículos. Bookmark the permalink.

One Response to Bols Gin LOS ÁNGELES DE AMSTERDAM (primera continuación, tercera parte), Víctor M. Alonso

  1. Jose says:

    Un poeta siempre parece un poco loco. La poesía suena así al resto de los humanos, pero es necesario profundizar en el interior del poeta para realmente saber que le impulsa a escribir lo que escribe. Es un irrefrenable deseo de mantener para sí lo que siente (porque entiendo que un poeta no piensa, sólo siente) o cuando escribe espera que todo el mundo le lea? Confieso que esto para mi es intrigante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s