Los ángeles de Amsterdam, Víctor M. Alonso

Autorretrato

Las calles de Amsterdam con su perfume a invierno me evocan imágenes entrañables. El recuerdo de la sonrisa de mis hijos; el más importante. Sus ojos que brillan ante el  esplendor de una tarde de frío, de una puesta de sol plagada de ángeles.

Amsterdam es una ciudad llena de ángeles. Flotan por todas partes; desde la Estación Central hasta la Plaza Dam; de taberna en taberna; desde las coloridas tiendas hasta los adoquines antiguos de sus calles.

La memoria a veces traiciona. En este caso no. Háganme caso, porque no estoy loco. Amsterdam es una ciudad llena de ángeles. Los he visto con mis ojos. Me huelen en el recuerdo y me duelen en la nostalgia del calor de sus alas en oscuras noches de fuego.

He pasado algún día de invierno en Amsterdam; he caminado sus calles, andado los ojos de sus hermosas mujeres, rubias como el sol de la alegría, de piel suave, manzanas en día de cosecha.

He paseado las calles de Amsterdam y vivido el sueño de Rembrandt un día de octubre que era diciembre, cuando Van Gogh imaginaba en otra dimensión cómo limpiar el revólver que habría de provocar el torrente sanguinario y mortífero de su pecho.

En el mismo centro de Dam Square he abierto mis brazos y mirado al cielo sin cielo de la noche, mientras la lluvia empapaba todos mis recuerdos y ponía fin a mi silencio en la gritería cristalina de mi garganta.

Amsterdam es una ciudad llena de ángeles que pilotan las barcazas nocturnas de los canales, allí, donde las farolas mortecinas tiritan el miedo del padre de Ana Frank.

Otro día seguiré hablando de ellos. Otro día hablaré más de mis ángeles. Ahora no tengo tiempo y me retiro, aunque recuerdo que una fría madrugada de enero, hace unos cuantos años, dejé mi abrigo en el guardarropa del Hotel Krasnapolsky, para que hoy me imaginara rescatándolo este invierno.

Víctor M. Alonso Suárez

Gran Canaria,  28 de Septiembre de 2.009

Advertisements

About Víctor Alonso

Jazz, Literatura, Poesía.... aire rítmico que toque el alma en cualquiera de sus formas... lienzo, papel, sonido...
This entry was posted in Los Ángeles de Amsterdam, Mis notas y artículos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s