Diario EL PAIS (19 de junio de 2.009) – Un ojo en el bolsillo

 

Un ojo en el bolsillo

 

Las películas rodadas con móviles se afianzan como un género en sí mismo – El formato propicia la intimidad de las historias y la libertad del resultado

 

ANTONIO JIMÉNEZ BARCA – París – 19/06/2009

 

El cortometraje terminaba con la secuencia de un tipo que se caía de un edificio alto. Y para darle realismo, los autores pensaron que lo mejor era arrojar el móvil encendido con el que rodaban desde el edificio en cuestión. el teléfono en una cajita protectora de plástico para que amortiguara la caída… El móvil no dejó de rodar: el realismo se consiguió.

El cortometraje terminaba con la secuencia de un tipo que se caía de un edificio alto. Y para darle realismo, los autores pensaron que lo mejor era arrojar el móvil encendido con el que rodaban desde el edificio en cuestión. Metieron el teléfono en una cajita protectora de plástico para que amortiguara la caída, la ataron con cuatro hilos de pesca a una maroma de 100 metros y, ayudados de un palo de escoba para que no chocara contra la fachada o contra la cabeza de alguien que se asomara en ese momento, dejaron caer el artilugio. El móvil no dejó de rodar: el realismo se consiguió. El cortometraje se titula Turbo 2088 y ha participado en la quinta edición del Festival Internacional de Películas con Móvil de París, organizado por el Forum des Images, convertido en el gran centro audiovisual de la capital francesa, con sus salas de diversos tamaños y su cine a la carta. Una oportunidad de descubrir lo que la camarita del teléfono, más manejable, ligera e íntima que sus hermanas mayores, y más dada a experimentos arriesgados, aporta al mundo del cine.

Benoit Labourdette, coordinador general del festival, define lo que significa rodar con un móvil: “Es como tener un ojo en la mano”. Sabe de qué habla. Él mismo es realizador y cineasta, y ha dirigido varias películas con cámaras convencionales y varios cortometrajes con teléfono móvil. Y explica la diferencia: “No se rueda con móvil porque sea más barato; ahora mismo, hay cámaras de buena calidad baratas. El móvil aporta otras cosas: intimidad, proximidad, cercanía al otro y a uno mismo”.

El festival, que terminó el domingo eligiendo tres ganadores entre los 800 cortos recibidos, lleva a cabo otros experimentos: desde que empezó, en 2005, ofrece portátiles equipados con cámaras a cineastas, artistas e intelectuales para que los utilicen a su modo. El ofrecimiento, en muchos casos, merece la pena. Por ejemplo: el director Joseph Morder se lo tomó a pecho e hizo una película entera. El argumento era sencillo: “Era yo mismo familiarizándome con esa cámara pequeña, rodando”, dice Morder. La película, que se titula Me gustaría compartir la primavera con alguien, se convirtió en 2008 en la primera película grabada con móvil que se ha estrenado en salas convencionales en Francia. “La cámara del móvil es ligera, más próxima, no es que cambie el lenguaje del cine, pero aporta un elemento más a su gramática”, añade el director.

El escultor Richard Teixer, conocido por sus enormes estatuas de bronce, utilizó el móvil para rodar a un amigo suyo, el pintor chino Zao Wou-ki, alérgico compulsivo a las entrevistas y a las cámaras. El tímido Wou-ki, sin embargo, se abrió a la minicámara casi invisible de Teixer. El resultado es un delicado documental titulado Rojo muy fuerte. Teixer quedó encantado con la experiencia: “Esta pequeña cajita luminosa es más que una simple herramienta. Sirve para cambiar mi manera de relacionarme con el mundo. Es una suerte de diario íntimo”.

A otro al que El Forum des Images le regaló un teléfono con cámara para que lo paseara por su vida fue al autor de teatro y escenógrafo italiano Pippo Delbono, que lo utilizó durante un año y medio. Grabó, sobre todo, en qué se ha convertido su país. La película, una especie de radiografía política y callejera de Italia, se titula El miedo. Delbono describió así su modo de trabajo: “El objeto es tan pequeño que puedes hacer de todo con él. Yo rodaba sin ideas preconcebidas y luego veía el resultado”.

Con todo, ninguna de estas obras entraba en la competición de la quinta edición del festival. Sí que lo hizo, para ganar, un inquietante cortometraje inglés titulado Incidente, de Michael Szpakowski, que cuenta, en un largo plano, con una calidad inmejorable, una agresión difusa y lejana de un hombre a su mujer. Lo terrorífico de este corto es lo que esconde; no lo que muestra.

En segundo lugar quedó el sólo a medias humorístico Turbo 2088, que muestra, a base de utilizar la cámara de fotos y la del vídeo, con mucha ironía, cómo un hombre dormido sube, arrastrándose, sin darse cuenta, hasta el techo de un edificio alto para, sin despertar, arrojarse al vacío. Guillaume Barrabas, uno de los autores, coincide al adjudicar a la cámara del portátil su inmediatez, el hecho de poder llevarla siempre encima, como una libreta de notas. Pero luego concluye que, en el fondo, todo sigue siendo cine.

“También te permite rodar sin que tengas que necesitar mucha gente. Y eso es algo que me gusta”, añade Barrabas, en una entrevista telefónica. “Turbo 2088 lo rodamos tres personas: el actor y dos realizadores. Nos reímos mucho. Sobre todo cuando lanzamos mi teléfono desde el edificio”.

-¿Y no se rompió?

No. Aún lo utilizo. Y no siempre para rodar. ¿Con qué se cree que estoy hablando con usted?

La vida en 360º

– En España el Movil Film Fest -el certamen de cine realizado por móvil- alcanzó en mayo su tercera edición.

– En su ‘blog’, Alberto Tognazzi, su director, realiza una lúcida reflexión sobre la relación en el móvil y la intimidad. “Es muy amplia. La más obvia es que el terminal móvil está prácticamente pegado al cuerpo de cada uno alrededor de 14 horas diarias, se sabe todas nuestras amistades y contactos, sabe dónde estamos, qué fotos hacemos, qué vídeos grabamos, qué buscamos por Internet, los e-mails, los juegos que nos gustan, los mensajes por SMS… Y su función primaria, realizar llamadas telefónicas, nos hace accesibles en cualquier momento y cualquier lugar, nos expone a la posibilidad de que escuchemos y demos a conocer las conversaciones telefónicas”.

– Tognazzi asegura que con esta herramienta “ha proliferado el formato MeTube (afirmación del ego y de la propia identidad a través de vídeos)”.

– En su manifiesto fundacional, el Móvil Film Fest se autodefine como “cine en 360º. Con estas herramientas móviles, somos emisores y receptores por igual”.

 

© EDICIONES EL PAÍS S.L. – Miguel Yuste 40 – 28037 Madrid [España] – Tel. 91 337 8200

Advertisements

About Víctor Alonso

Jazz, Literatura, Poesía.... aire rítmico que toque el alma en cualquiera de sus formas... lienzo, papel, sonido...
This entry was posted in Artículos periodísticos, Repaso de prensa. Bookmark the permalink.

2 Responses to Diario EL PAIS (19 de junio de 2.009) – Un ojo en el bolsillo

  1. Jose says:

    Tengo que decir que esto me parece truculento, incluso cruel. Parece más bien mero oportunismo periodístico que cine profesional. Lo siento pero hay quienes parecen olvidar lo que es esencial en la humanidad a cambio de fama y dinero.

    • negraisla says:

      En efecto Pepe. Las nuevas tecnologías en muchos casos se ponen al servicio de oscuros intereses. Yo creo que la miseria humana siempre ha existido, pero ahora se cuenta con medios que cada vez la hacen más evidente.
      Una lástima, ya que yo creo que todas estas nuevas tecnologías, bien utilizadas, son una herramienta fantástica para la comunicación global entre personas de diferentes procedencias.
      Siempre existirán garbanzos podridos… Un abrazo. Víctor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s